Búsqueda personalizada

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Elegir una base de maquillaje es fundamental


Elegir una base de maquillaje es fundamental para posteriormente crear un maquillaje perfecto con un efecto natural. El tono no tiene que ser muy oscuro, para que no haya un corte entre el cuello y el resto de la cara. Para maquillarte correctamente y elegir la base de maquillaje más adecuada a tu tono de piel, es mejor no pasarse y elegir medio tono más claro que tu piel, para aplicarlo en la zona de las mejillas, la nariz, la zona del mentón y la frente.

Si tu piel es clara, aprovecha para jugar con transparencias y no utilices tonos demasiado claros, ya que te harán que tu rostro parezca más pálido. Si por el contrario, tienes la piel morena, elige un maquillaje en polvo que se funda bien con tu tipo de piel.

¿Qué textura es la que mejor se adapta a mi tipo de piel?

En cuanto a texturas, todo está inventado. Cada una de ellas será diferente dependiendo si lo que deseas es simplemente cubrir imperfecciones o bien dar luminosidad o naturalidad a tu rostro.

¿Qué tipo de texturas encontramos en el mercado?

Bases de maquillaje fluídas

Son perfectas para dar un acabado natural ya que son muy fáciles de utilizar y unifican el tono de nuestra piel sin dejarlo apelmazado. En las tiendas las encontramos de dos tipos.

Las fluidas hidratantes, que hidratan crean un efecto satinado y luminoso en la piel. Perfectas para pieles más secas.
Las fluidas mates que lo que hacen es atenuar las imperfecciones y aportar un acabado aterciopelado y mate a nuestro maquillaje. Son perfectas para pieles grasas y mixtas.

Bases de maquillaje en formato mousse

Son aquellas que se adaptan a un maquillaje natural y más ligero. Además de dar un aspecto aterciopelado a la piel, cubren ligeramente. Gracias a su textura en polvos sueltos, son fáciles de aplicar y son aptas para todo tipo de pieles.

Bases de maquillaje compactas

Son para pieles que necesitamos cubrir bastante. Son más espesas y ayudan a unificar la tez para dejarla impecable. Las encontramos en crema, que son más satinadas y perfectas para pieles mixtas y secas, o bien en polvo, que dan un acabado aterciopelado y ayudan a que las pieles grasas no brillen tanto.
Bases de maquillaje en barra

Son bases muy prácticas y super sencillas de utilizar. Su formato les permite que directamente te las puedas aplicar en el rostro. Son perfectas para llevarlas en el bolso y retocarte siempre que lo necesites, eso si, si tienes la piel grasa, huye de ellas.

¿Cómo aplicar la base de maquillaje correctamente?

Primero, prepara tu piel. Exfóliala para eliminar las células muertas, y conseguir que el producto quede mucho más uniforme en el rostro. Después, limpia la piel con tu desmaquillante habitual para limpiar los poros, y no te olvides de hidratarla con tu tratamiento habitual. Una vez la tengas hidratada, cubre con la ayuda de tu antiojeras esas imperfecciones que quieras eliminar de tu rostro.

A la hora de aplicar la base de maquillaje existen varias opciones. Bien con esponja, con tus propias manos o con una buena brocha que te ayude a dispersar por el rostro tu maquillaje.

Evita aplicarte una capa demasiado densa para dejar que la piel respire con facilidad. No te olvides de zonas como el mentón, las mejillas, el cuello y la frente para que haya uniformidad en todas las zonas por igual.

No abuses de la base de maquillaje, sobre todo si tienes imperfecciones. Recuerda siempre que menos es más y que un buen corrector utilizado de manera correcta para cubrir imperfecciones, funcionará mejor que capas y capas de maquillaje sin sentido.



Cómo hacer el smokey eyes perfecto


Los ojos, los eternos protagonistas de nuestro maquillaje junto a nuestros labios. Son los que nos dan expresividad, los que muestran cómo nos sentimos y los que deciden qué hacernos en nuestro rostro. De día solemos optar por un maquillaje de lo más natural con un maquillaje de ojos sencillo, pero… ¿Y por la noche? Mi apuesta fija es el “smokey eyes” una tendencia que nunca falla y que siempre queda perfecta.

Cómo hacer el smokey eyes perfecto

Prepara la piel. Para ello, aplica el corrector justo debajo de los ojos donde tenemos las ojeras. Hazlo de forma que se alise la zona de las arrugas. De esta forma, prepararás la zona para aplicar después la sombra.
Pon sobre la zona un poco de polvo traslúcido. Aplícalo tanto en los párpados superiores como en los inferiores.
Delinea el ojo con un lápiz negro o marrón de forma que crees una línea que esté bien pegada al borde de las pestañas del párpado superior. Para que quede perfecta, no hagas la línea muy ancha, porque difuminada quedará mucho mejor.
Difumina con la ayuda de un aplicador en esponja o en pincel, y esparce poco a poco el color hasta que las líneas se difuminen.

Cómo aplicar las sombras para ese efecto smokey eyes

Para las sombras oscuras. Aplica una sompra oscura en los bordes de la línea del delineador. (Irán bien, colores como el marrón o el negro). Aplica la sombra desde la zona del arco del ojo hasta la parte de la base. No uses mucho color porque la sombra oscura pigmenta bastante.
Para las sombras claras. Aplica la sombra clara en el párpado superior, cerca de las cejas de forma que de un punto de luz.
En la zona del lagrimal, aplica colores con un toque de brillo como el dorado o el plata.
No te olvides del eyeliner, siguiendo la línea de las pestañas inferiores y superiores para que le de expresividad a tu mirada.
Después, riza tus pestañas y aplica dos capas de máscara de pestañas.

Recuerda que menos siempre es más, y que el smokey eyes queda perfecto cuando no nos excedemos demasiado con el maquillaje, ya que sino, podemos conseguir el efecto contrario.



¿Cómo saber qué mascarilla debo elegir para cada momento?


¡Qué haría yo sin ellas! Las mascarillas faciales se han convertido en un must en nuestra rutina de belleza. Solo nos quitan 10-20 minutos de nuestro tiempo, y nos dan un resultado increíble que nos hacen quitarnos años y años de encima.

Si la única pega que tienes para no hacerte una mascarilla facila a la semana, es el tiempo, no seas perezosa, porque una buena mascarilla facial te dará más beneficios que peros para tu piel. Piensa que solo se requiere de 10 a 20 minutos semanales para plantarle cara a la calma de tu piel y tomarte un respiro.

¿Cómo saber qué mascarilla debo elegir para cada momento?

Existen muchísimas mascarillas faciales, cada una para un tipo de piel diferente, así que antes de comprar o hacerte una, piensa primero qué es lo que tu piel necesita en ese momento. ¿Detoxificar la piel? ¿Limpiarla profundamente? ¿Nutrirla? ¿Eliminar manchas? ¿Efecto lifting?

Sea la mascarilla que sea la que elijas, ten en cuenta que es un tratamiento intensivo que va a reparar los daños que tu piel ha sufrido durante los siete días anteriores. Eso si, si quieres sacarles el máximo partido para que sus beneficios se multipliquen por 100, no te pierdas estos consejos:

Antes de aplicar la mascarilla, exfolia la piel. De esta forma la dejarás limpia y libre de células muertas. Los activos de la mascarilla penetrarán y funcionarán mucho mejor en la piel.
La cantidad importa. No seas escasa en producto, aplica una buena capa uniforme en todo el rostro, siempre evitando el contorno de ojos. Para esa zona tan sensible, utiliza mascarillas específicas.
Si utilizas una mascarilla que purifique, acompáñala de otra hidratante para que la piel quede más que perfecta. Ten en cuenta que los procesos astringentes, eliminan el exceso de sebo de los poros, pero también, acaban absorbiendo más lípidos de los que querías eliminar.
Si te ha sobrado producto, aprovéchalo con un masaje en profundidad que remueva bien toda la musculatura facial y que estimule cada una de las partes de nuestro rostro, para que así todos esos activos se absorban mucho mejor.

Y recuerda, la única excusa para estar guapa, eres tú misma. No te pongas barreras.



¿Por qué el sérum es un must en nuestro ritual de belleza?


Hablo de must, porque hoy en día y desde hace ya tiempo en mi rutina de belleza diaria el sérum se ha convertido en un imprescindible. Aunque mucha gente aún no sabe para qué se utiliza, sus beneficios y como utilizarlo, hoy os quiero dar unas pequeñas claves para que conozcáis un poco más sobre esta esencia del éxito.

¿Por qué un ritual de belleza sin sérum no es lo mismo?

El sérum cumple un objetivo que es bien sencillo. Actuar de manera rápida y a nivel mucho más profundo que una crema hidratante normal. En su contenido encontramos una formulación con moléculas muy pequeñas que actúan directamente a la piel y que no se quedan en la superficie, sino que entran en las capas más internas. Gracias a su base acuosa, que permite que penetre mucho mejor en la piel y se absorba antes. Si te lo aplicas antes de la crema, los efectos de esta se multiplican por 10.
La textura del sérum es líquida pero gelatinosa a la vez. No lleva ni aceites ni agentes externos que lo alteren. Su función principal y su objetivo es el de penetrar hasta las capas más internas de la piel para actuar y funcionar desde dentro.
La forma de aplicarlo. No necesitas más que 4-6 gotas para cada aplicación, y te dura casi el doble que una crema hidratante. Para aplicarlo ponte una gota en la frente, empieza a trabajarla con la punta de los dedos desde el centro de la frente hacia el exterior. Después ponte otras dos gotas en cada mejilla y masajea con círculos concéntricos hasta llegar a la base del hueso del pómulo. Por último pon otra gota en la barbilla hacia fuera, y resérvate dos gotitas más para aplicarlas en el cuello y el escote.
Multiplica los activos. La concentración de principios activos que tienen multiplica casi por 50 veces al de las cremas.
Momento de aplicación. Lo ideal es usarlo tanto mañana como noche. Por la mañana es mejor que utilices un sérum que contenga antioxidantes, sin embargo, por la noche es mucho mejor que uses uno antiedad que actúe mientras tú duermes y que regenere la piel desde dentro mientras dormimos.

Ahora ya no tienes excusa para utilizar sérum, es más, conviértelo en un must diario en tu ritual de belleza.


Fuente deguapas.com

Como recrear un maquillaje de animé japonés


Ojos grandes, cejas perfectamente dibujadas y tez de porcelana son las tres bases de un maquillaje muy sexy inspirado en los dibujos de animé japonés.

Es común ver este estilo llamado Manga en adolescentes que juegan a vestirse y ser como sus personajes favoritos pero también se lo puede adaptar a un look de fiesta u ocasión especial porque tiene ese toque que deja ver una inocencia y sensualidad muy fresca, ideal para estas noches de verano que se vienen.

El animé no es solo materia de expertos en el Manga, historietas y similares que vienen de Japón. Ha entrado en la cultura occidental influenciando desde el vestuario, los peinados y también el maquillaje para inspirar a los diseñadores y creativos de todo lo relacionado con la imagen y la moda. Chicas como Serena (Sailor Moon) o Juvia Loxar (Fairy Tail), son el referente de una belleza que no conoce fronteras y que se basa en una piel perfecta con la mirada muy marcada y los ojos que resaltan. De esta manera hay maquillajes que toman esa estética para crear nuevos looks frescos y divertidos.

Claramente no es un maquillaje que podamos usar a diario, pero si en eventos especiales, fiestas de disfraces o algún evento particular ya que llama mucho la atención y deja con la boca abierta a todos. Las claves del maquillaje manga, se definen por unos ojos de fantasía, la piel del rostro muy clara y libre de imperfecciones y las cejas perfectamente definidas. Con esos tres elementos se realiza todo el look que requiere de mucha prolijidad.

Componentes del look Manga

Piel de porcelana: es clave una piel muy cuidada, sin imperfecciones y perfectamente limpia e hidratada. Para mejorar la piel e iluminarla se requiere una buena base de maquillaje liquida o en crema, aplicada por todo el rostro con esponja o pincel brocha. Para una cobertura mayor, también se debe extender hacia las orejas y el cuello. El color debe ser el más similar a la piel, sin brillos ni bronceados. Luego usar polvos compactos encima de la base, para que esta dure mas y evitar los brillos indeseados. No se requiere de polvos más oscuros para definir el contorno del rostro ya que este maquillaje es muy plano, sin marcar profundidades.

Cejas dibujadas: las cejas de los animé suelen ser muy finas y largas, tienen mucha presencia y siempre se ven perfectas. Para ello se requiere una depilación previa, recorte y luego maquillaje con un lápiz de cejas o con polvos para este mismo fin, siempre aplicado con pincel. Se verán muy marcadas y un poco artificiales, porque ese es el sentido del look.

Ojos redondos y grandes: es clave en estos dibujos que las mujeres llevan ojos muy grandes (contrario a las mujeres japonesas con sus ojos rasgados) al estilo occidental pero exagerado. Esta parte requiere un esfuerzo extra a la hora de maquillar. Se necesita un lápiz delineador blanco para maquillar todo alrededor del ojo en las líneas pegadas a las pestañas. Este color lo que hace es abrir el ojo y dar sensación de mayor tamaño. Luego con un delineador negro se define la parte externa del párpado muy prolijamente. También se necesitan pestañas postizas o pintadas para hacer mucho más llamativa la mirada.

Maquillaje: Las sombras en los ojos serán muy intensas y llegarán casi hasta las cejas, para que los ojos se vean muy grandes como los de las chicas Manga, siempre aplicadas con pincel muy prolijamente y marcando la línea de profundidad con tono más oscuro y cerca de las cejas con uno más claro. Aquí no vale ser sutil para nada. De hecho, todo el look en los ojos se puede completar con lentes de contacto en colores estridentes e intensos. Los labios y pómulos no deben ser marcados ya que lo que más resalta son los ojos. Con solo un poco de rubor rosado se dará ese aspecto aniñado y en los labios tan solo brillo transparente o rosa claro.


El look manga tiene sus seguidoras fanáticas del animé pero también se abre hacia la vanguardia y se va poniendo de moda. Tan es así que hasta L’Oréal Paris desafía sus seguidoras a que muestren su look manga para concursar y ganar las nuevas máscaras de pestañas inspiradas en este estilo junto con una sesión de fotos profesional. En la próxima nota detallaremos todo sobre este nuevo producto y como hacer maquillajes de día y de noche inspirados en las mujeres mas sexies del Manga.



Cómo hacer desodorantes caseros


Hoy en día, casi el 100 por 100 de los productos cosméticos (y todo lo que adquirimos) está colmado de químicos, algunos sumamente dañinos para nuestra salud.

En el caso del desodorante, es importantísimo que sea un producto inocuo, ya que en la zona de las axilas se encuentran ganglios conectados a las mamas, los que si se ven afectados pueden desencadenar en un cáncer.

En este post enseño a realizar desodorantes caseros, libres de sustancias químicas que podrían penetrar en la piel, sobre todo si se los usa después de la depilación o el afeitado.

Cabe destacar que se trata de desodorantes que anulan el olor corporal, pero NO son antitranspirantes. Estos productos permiten al cuerpo liberarse de las toxinas a través de la transpiración sin problemas.
Cómo hacer un desodorante en barra:

Para este desodorante necesitas un poco de estos ingredientes:
  • Bicarbonato de sodio
  • Cera de abejas
  • Aceite de coco
  • Manteca de Karité
  • Aceites esenciales a tu gusto
Para armar las barras de desodorante puedes emplear los moldes para muffins o bien usar en envase de un desodorante en barra de plástico vacío. Las cantidades puedes doblarlas o reducirlas según el tamaño del desodorante que quieras realizar.

Derrite la cera de abejas y manteca de karité a baño de maría, después añade el aceite de coco, bicarbonato de sodio y aceites esenciales para dar aroma. Mezcla bien y vierte en el molde, deja que solidifique y está listo para usarse.
Desodorante natural en polvo o en crema:

Otra variante de desodorante natural es con una parte de bicarbonato de sodio y 6 partes de almidón de maíz. Directamente emplea esta mezcla sobre las axilas para eliminar el olor a sudor.

Si prefieres una alternativa más efectiva y cómoda de aplicar, necesitarás:
  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • 3 cucharadas de aceite de coco
  • 2 cucharadas de manteca de karité
  • 2 cucharadas de polvo de arrurruz
  • 5-10 gotas de tu aceite esencial favorito

Primero disuelve el aceite de coco y la mantequilla en baño de María a fuego medio. Agrega el polvo de arrurruz y el bicarbonato de sodio, mezcla muy bien, y añade finalmente el aceite esencial opcional.

Guarda este desodorante en un frasco o en un recipiente de desodorante vacío. Úsalo cuando esté completamente sólido.
Desodorante natural sin bicarbonato de sodio:

Esta receta es apropiada para quienes tienen la piel más seca. Para realizarla necesitarás:
  • 1/4 taza y 1 cucharadita de cera de abeja
  • 1/4 taza de aceite de coco
  • 1/4 taza de manteca de karité
  • 1/4 taza de polvo de arrurruz
  • 5-10 gotas de un aceite esencial
Mezcla primero la manteca de karité con el aceite de coco a baño de maría. Cuando estén diluidas agrega el polvo de arruruz y los aceites esenciales elegidos.
Deja a templar unos minutos antes de pasar al frasco definitivo.
Desodorante natural en spray

Una alternativa es mezclando agua y bicarbonato de sodio. Una botella de spray llena de agua destilada con un poco de bicarbonato, mezclar bien y agregar los aceites aromatizantes.
Siempre hay que recordar el agitar el envase antes de usar.

Para quienes tienen la piel sensible, lo ideal es no emplear bicarbonato de sodio, por eso la otra opción de desodorante en spray es con agua de hamamelis y plata coloidal. Se mezcla una parte de plata coloidal con dos partes de hamamelis, y también se puede añadir agua de de flor (hidrosol) y aceites esenciales.
Desodorante de aceite de magnesio

Simplemente hay que mezclar un poco de aceite de magnesio con unas gotas de un aceite esencial. A diferencia de los aceites en aerosol tradicionales, este hay que frotarlo suavemente en la piel después de la aplicación.



Esmaltes de uñas permanentes y de larga duración


En cuanto al cuidado de las manos, una de las búsquedas y necesidades más comunes es la de hallar un esmalte de uñas que permanezca intacto por más tiempo.

En esta nota te contamos que esmaltes permanentes y de larga duración tienes a disposición y también te brindamos algunos consejos para hacerlo perdurar aún más.

Revlon colorstay: Es un clásico en lo que respecta a esmaltes de larga duración. Tiene un acabado profesional, bastante cubritivo y nos ofrece hasta 11 días de color duradero.

Esmaltes en gel: Una excelente opción que se combina con el secado con lámparas de luz UV o LED. La duración puede llegar a ser de hasta 3 semanas logrando flexibilidad y resistencia. Se retira fácilmente con acetona.

Consejos para aumentar la duración de tu esmalte

Antes de comenzar con el esmalte asegúrate de que tus uñas estén limpias y secas, libres de aceites, cremas, etc. Para ello es preferible pasarles previamente quitaesmalte o bien lavar las manos con un jabón que deje libre de residuos tus uñas, como por ejemplo el jabón de coco. Este paso nos asegura una mejor adherencia del esmalte a la uña.

El paso siguiente es aplicar una base de esmalte.

Procede a aplicar el esmalte larga duración de tu color preferido, comenzando desde el nacimiento de la uña y desde el centro hacia los bordes.

Espera que se seque bien y termina aplicando el top coat, el cual dará protección y resistencia.

Por último, evita el exceso de agua caliente y materiales abrasivos de limpieza, que indefectiblemente arruinarán tu esmalte.